Quemar la grasa abdominal de forma natural



Fernando Sartorius, entrenador de Hale Berry, Bianca Jagger, Nicole Kidman, entre otras estrellas dijo en su libro 'Desafío Max' la frase "Para perder, hay que ganar”. Uno de sus grandes secretos es que para obtener la mejor versión posible del cuerpo y quemar grasa abdominal es incrementar su masa muscular.

Pero, ¿por qué obsesionarnos con incrementar cuando a la mayoría de la gente lo que le preocupa es perder peso? Porque no hay mejor método, más natural y efectivo, para bajar de peso que dotar a nuestra masa muscular de ese protagonismo que nuestra vida sedentaria le ha robado. El músculo no sólo tiene una función estructural y otra estética, sino que desarrolla una importantísima actividad endocrina; efectivamente, aunque este pequeño detalle pase desapercibido, la masa muscular participa en el lanzamiento al torrente sanguíneo de ciertas hormonas que repercuten en el gasto calórico. Es decir, cuanto más musculados estemos, más calorías consumiremos, incluso en reposo (sentados o dormidos).

SEDENTARISMO Y VEJEZ

Cuanto más músculo se tenga más se incrementa la tendencia a bajar el porcentaje de grasa, porque el músculo es un tejido muy caro (en términos de consumo de calorías) para el organismo.

El problema es que, poco a poco, le vamos robando protagonismo y potencia por dos motivos principales: • Del primero si tenemos toda la culpa del mundo. Se llama sedentarismo y la buena noticia es que podemos remediarlo con movimiento. • El segundo es el envejecimiento. Desde que nacemos hasta la edad de 30 años, más o menos, vamos como balas celularmente. Nuestro organismo trabaja a mil por hora. A partir de esa edad, empezamos la etapa del declive. Los procesos de reparación celular se ralentizan, la disminución de las capacidades físicas se acerca a un 10% por década, pero no lo empezamos a percibir hasta los 40 o 50 años. Si no se trabaja el músculo desde la juventud, no sólo estamos condenados a un deterioro degenerativo de la tonicidad y funcionalidad muscular al llegar a la madurez, sino que cada vez tendremos más tendencia a subir de peso. Es por eso de de jóvenes comemos como lo que nos da la gana sin engordar y, con el paso de los años, nos engorda hasta mirar la comida. Si el objetivo es perder peso, el camino no es matarte con entrenamientos aeróbicos para intentar arrasar con todo, sino buscar un equilibrio entre el cardio y la fuerza para inducir un cambio metabólico en el organismo, a través del fortalecimiento de la masa muscular. Por el contrario, de tanto gastar y gastar (sin tonificar) para intentar adelgazar, a la larga, produciremos el efecto contrario: reduciremos los músculos a su mínima expresión, debilitando su función endocrina y favoreciendo la ganancia de peso.

Nos topamos con uno de los grandes mitos del gimnasio: las pesas son cosa de hombres; esta vieja leyenda urbana es falsa; es imposible que una mujer se ponga como un culturista con un entrenamiento de fuerza. Cada persona, tiene un potencial de crecimiento muscular determinado que no puede rebasarse de forma natural, en el caso de los culturistas, por ejemplo, suelen utilizar suplementos que les ayudan a superar el límite que les marca su genética y entrenan dos o tres veces al día, una actividad que no es comparable con las sesiones normales. Fortalecer el músculo no sólo ayudará a proteger la salud de nuestros huesos y vísceras, sino que mantendrá la grasa a raya (siempre que cuidemos nuestra dieta).



CÓMO FORTALECER LA MASA MUSCULAR

Rutinas: La primera media hora hacer fuerza con ejercicios explosivos y llevando los cuerpos al límite. Arrancando con los grupos musculares más grandes (piernas y espalda). Tren superior. Para los hombres: press de pecho; press de hombro de pie y dominadas (con tres tipos de agarre: pronador, supinador y neutro. Para las mujeres bandas elásticas con series de repeticiones altas de 15/18 o 19. Tren inferior. Tonificando con sentadillas y peso muerto (variando la distancia entre los pies y la profundidad de la bajada. Elevación de cadera con barra. Material: Además de las mancuernas utiliza tu propio peso corporal, bandas elásticas, balones medicinales o TRX. Lo importante es ir variando para no caer en el aburrimiento. Objetivos: para ganar volumen, series más cortas y para perder peso, las series se alargan.


#QuedateEnCasa

#PensandoEnTi