Alimentación de los niños en cuarentena

En tiempos de crisis no debemos olvidar que el acceso a una alimentación saludable es un derecho de todos los niños y niñas. Permanecer en casa puede poner en riesgo la salud de los niños y niñas con sobrepeso u obesidad, tasa que va en aumento.

Los largos periodos de encierro pueden tener efectos a corto, medio y largo plazo en la infancia y adolescencia, en muchos aspectos: una brusca reducción de la actividad física, falta de tiempo al aire libre, horas excesivas de uso de medios electrónicos… pero uno de los que más preocupa son los hábitos alimentarios.


La situación de confinamiento conlleva en la mayoría de casos, una disminución de la actividad física, con lo cual aumenta el riesgo para quienes tienen sobrepeso u obesidad. Los niños y niñas con sobrepeso y obesidad arrastrarán las consecuencias en su vida adulta, como alerta la Organización Mundial de la Salud: la obesidad infantil se asocia a una mayor probabilidad de muerte y discapacidad prematuras, y también a enfermedades como la diabetes o el cáncer.

Entre otras cosas, se debe que los niños y niñas tienen vidas más sedentarias, pero también tienen otros hábitos de consumo: menos frutas y verduras, y más alimentos con pobre valor nutricional. En todo el mundo, los niveles de sobrepeso y obesidad no dejan de aumentar, y las dietas inadecuadas o poco saludables, muchas veces promovidas por la publicidad inapropiada y la abundancia de alimentos ultraprocesados, comida rápida y bebidas azucaradas, pueden tener efectos nocivos en la infancia.

Ideas para una cuarentena saludable

Esta crisis sanitaria puede producir un efecto sobre la epidemia de la obesidad infantil y los hábitos saludables, pero también puede ser una oportunidad si como adultos nos proponemos darles una cuarentena más saludable.

• A los peques de la casa les encanta cocinar en familia, aprovechemos estos días para enseñarles lo divertido que puede ser cocinar siguiendo las proporciones del plato saludable.


• Busca ideas de recetas sanas que puedan elaborar ellos solos (ensalada, sándwich, etc.)


• Pongan rutinas de ejercicios para hacer en casa

• Que los adultos se alimenten bien, ellos imitan lo que ven, si tú comes bien ellos lo harán


• Limiten el uso de medios electrónicos (pasar demasiado tiempo en los medios electrónicos, hace que pasen horas sin darse cuenta de que tienen hambre, por lo que empiezan a comer lo que encuentran y esto en la mayoría de las ocasiones es comida chatarra)

• Pongan horarios de comidas y cúmplanlos

Las ideas pueden ser muchísimas, lo importante es cuidar la salud de los pequeños, no permitamos que estos días de mantenerlos a salvo, se conviertan en otro tipo de enfermedades después. Hoy tienes en tus manos la posibilidad de mejorar y cambiar los hábitos de los pequeños.

#QuedateEnCasa

#PensandoEnTi