Aliados contra la tentación

LLENA TU PLATO CON ESTOS ALIMENTOS SACIANTES Y DEJARAS DE NECESITAR DULCES A TODAS HORAS.




ESPINACAS

Verduras.


Una palabra que basta para poner a mucha gente a la defensiva, pero se trata de alimentos muy ricos en nutrientes. Las espinacas son perfectas como primer plato o incorporadas a otros. Contienen compuestos llama­dos 'tilacoides', que provocan la liberación de hormonas de la saciedad.


Recomendación


Pásalas por la batidora y añádelas al humus o una receta similar. También pue­des incorporarlas, hervidas y molidas, a las albóndigas.




QUESO COTTAGE


Al igual que el requesón, no es el queso más atractivo, pero nos aporta grandes beneficios, como los 28 g de caseína que contiene un envase de 225 g. Esa proteína se tarda bastante en digerir y, mientras tanto, mantiene el hambre a raya.


Recomendación


Batiéndolo con ajo en polvo, limón, pimienta y orégano obtendrás una rápida salsa para untar. Y si lo pones como sustituto de la leche en los smoothies, les aportarás cremosidad y consistencia, sin apenas variar el sabor.




CENTENO


Te aporta carbohidratos de absorción lenta. Un estudio comprobó que quienes desayunaban pan de centeno sentían menos hambre que quienes tomaban pan de trigo. Y como su índice glucémico es menor, no te provocarán una subida de azúcar.


Recomendación


Haz migajas de pan y tuéstalos con un poco de aceite de oliva y ajo en polvo para hacer picatostes caseros. El pan tostado de centeno con plátano y mantequilla de almendras son un tentempié muy sano.



MANZANAS


Contienen, entre otros nutrientes, pectina, una fibra con la que se liberan las hormonas que controlan la saciedad. Un estudio elaborado por la Penn State University comprobó que quienes tomaban esta fruta 15 minutos antes de comer ingerían luego aproximadamente 200 kcal menos que quienes no lo hacían.


Recomendación


Añade unas cuantas rodajas a un sándwich de mantequilla de cacahuete .




HUEVOS


En contenido en proteínas, son imbatibles. En un estudio con dos grupos que consumieron el mismo número de calorías, uno desayunaba dos huevos y una tostada con mermelada light, y el otro un yogur y un bagel con queso de untar. Los primeros ingirieron 164 kilocalorías menos en la comida. Además, los huevos contienen todos los aminoácidos que el cuerpo necesita.


Recomendaciones


Baña uno en la sopa o en la salsa de tomate, o utilízalo como ingrediente para pizza.